MATRAZ DE PÓLVORA

Matraz de polvo. British Museum. (00217)

Las polvoreras eran pequeños recipientes portátiles creados para llevar la pólvora. Eran indispensables para la carga y el cebado de todos los tipos de armas de fuego. Algunas de ellas estaban decoradas siendo auténticas obras de arte.

Foto propia.

ESCARABEO (I) – ANTIGUO EGIPTO

Escarabeo. Antiguo Egipto. British Museum. (00186)

Era usado como amuleto de vida y poder y tenía una forma de escarabajo pelotero. Representaba al Sol naciente y era símbolo de la resurrección.

En vida proporcionaba protección contra el mal, visible o invisible, dando diariamente fuerza y poder. En la muerte, quien lo portaba adquiría la posibilidad de resucitar y poder alcanzar la vida eterna.

El escarabajo estaba vinculado con el dios Jepri, forma de Ra como Sol naciente, y era el símbolo de la constante transformación de la existencia.

Son generalmente pequeños y están agujereados para permitir engarzarlos en un collar, y en la base llevan una breve inscripción o un cartucho egipcio. En general se usaban como amuletos, y en su reverso llevaban figuras o textos. Algunos tenían escrito el nombre de su propietario y se utilizaban como sellos, un uso extendido en las ánforas con vino, mercancía de lujo.

Foto propia.

REFERENCIAS:

https://es.wikipedia.org/wiki/Escarabeo

CAJA DE USHEBTIS – ANTIGUO EGIPTO

Caja de Ushebtis. Antiguo Egipto. British Museum. (00180)

La vida en el más allá egipcio era como una copia de la vida terrenal donde todo el mundo debía ejercer algún trabajo para subsistir. Para no tener que trabajar, los egipcios además de amuletos y sortilegios, ponían en sus tumbas los ushebtis y su número de dependía de su estatus social y riqueza.

Los ushebtis son pequeñas estatuas que se depositaban en la tumbas y su función era servir al difunto en el paraíso trabajando para él en la otra vida. Podían ser de diversos materiales: la mayoría estaban hechas de fayenza, madera o piedra aunque los más valiosos estaban tallados en lapislázuli.

Foto propia.

HEI TIKI – MAORI

Hei – tiki. Oceania. Civilización maorí. Nueva Zelanda. British Museum. (00142)

Este colgante probablemente se le dio al capitán Cook en Hawke’s Bay en la Isla Norte de Nueva Zelanda durante su primera visita en 1769. Fue tallado por un artista maorí en nefrita, una forma de jade, con ojos incrustados de concha.

Un heitiki se acumula como una reliquia a través de generaciones, absorbiendo el poder espiritual de cada uno de sus portadores, de modo que lleva el poder acumulado de una línea ancestral y es un poderoso regalo. El capitán Cook se lo dio al rey Jorge III.

Un hei tiki es una figurilla maorí con forma de feto humano o humanoide que normalmente solo llevan las mujeres, a modo de colgante, como poderoso talismán mágico de fertilidad. La magia de un hei tiki se va incrementando a medida que pasa de una generación a otra y, en especial, si ha pertenecido a alguien de prestigio.

Para algunos, el hei tiki sirve de protección contra los vengativos espíritus de los niños nacidos muertos mientras que otros sostienen que no es más que una representación de Tiki, dios polinesio creador de la vida.

Foto propia.

REFERENCIAS:

https://es.wikipedia.org/wiki/Hei_tiki

TUBO DE KOHL – DIOS BES

Tubo de kohl en forma del dios Bes. Antiguo Egipto. Imperio Nuevo. Dinastía XVIII. Marfil.. British Museum (00135)

El kohl es un cosmético a base de galena molida y otros ingredientes, usado para oscurecer los párpados y como máscara de ojos.

En el Antiguo Egipto se utilizaba como maquillaje y por sus propiedades bactericidas. Los tarros donde se conservaba se han encontrado como ajuar funerario en sus tumbas. Durante la dinastía XVIII era frecuente decorarlos con la representación del dios protector del hogar, Bes. Un ejemplo de ello, es el objeto de la foto.

Foto propia.

DINTEL 25 DE YAXCHILAN – MAYAS

Dintel 25 de Yaxchilán. América. Civilización maya. 725 d.C. Yaxchilán. British Museum. (00127)
Es el 2º dintel de la Estructura 23 en Yaxhilan. Se representa una ofrenda sacrificatoria de sangre y se puede ver a Lady Xoc y a Yat-Balm, antepasado fundador de la dinastía de Yaxchilan, con la apariencia de un guerrero que empuña una lanza y un escudo, emergiendo de las fauces abiertas de una enorme serpiente de dos cabezas que se alza sobre Lady Xoc.
Ella lleva, en su mano izquierda, un cuenco de derramamiento de sangre que contiene instrumentos de sacrificio, una espina de rayo y una lanceta de obsidiana.

Foto propia.

DINTEL 24 DE YAXCHILAN – MAYAS

Dintel 24 de Yaxchilán. América. Civilización maya. 723-726 d.C. Yaxchilán. British Museum. (00122)

Es un dintel de piedra caliza tallada donde se muestra un ritual de derramamiento de sangre realizado por el rey de Yaxchilán, Escudo Jaguar II y su esposa, K’ab’al Xooc. Está considerado como una obra maestra del arte maya.

Escudo Jaguar II accedió al trono en Yaxchilán en octubre de 681 d.C. y encargó una serie de magníficos edificios. K’abal Xook, su esposa más prominente, inició tres esculturas extraordinarias para las puertas de entrada de la estructura 23: los dinteles 24, 25 y 26. Estas obras marcan una época notable de vigor artístico y político para la ciudad. Los dinteles se encargaron entre el 723 y el 726 d. C.

La escena del Dintel 24 muestra al rey y a su esposa participando en un rito de derramamiento de sangre que tuvo lugar el 28 de octubre de 709 d.C.

El rey sostiene una antorcha encendida sobre su esposa, que está tirando de una cuerda espinosa a través de su lengua. Se pueden ver rollos de sangre alrededor de su boca. La cuerda cae sobre un códice abierto.

Este tipo de ritual, pasar una cuerda con espinas a través de la lengua, sería la forma principal de sacrificio de sangre realizado por mujeres reales.

Foto propia.

REFERENCIAS:

https://www.britishmuseum.org/collection/object/E_Am1923-Maud-4

DIOS XOCHIPILLI – ESTATUA

Dios Xochipilli – Estatua. América. Civilización azteca. 1350 – 1521 d. C. British Museum. (00117)
Su nombre significaba “Príncipe de las flores” y era una deidad solar, patrona de las fiestas, la música, el baile y la poesía.

Foto propia.

MICTLANTECUHTLI – DIOS AZTECA DE LA MUERTE

Figura sentada de piedra arenisca de Mictlantecuhtli, el dios azteca de la muerte. La figura tiene tres glifos en su parte posterior: ‘Dos Calaveras’, ‘Cinco Buitres’ y ‘Cuatro Casas’. América. Civilización azteca. 1350 – 1521 d.C. British museum. (00108)

Esta figura está esculpida en piedra arenisca, que no se encuentra en las tierras altas de México y probablemente fue extraída y transportada desde una fuente en la costa norte del Golfo de México.

Tiene tres glifos inscritos: “Cuatro casas”” está tallado en la parte inferior de la espalda; “Dos calaveras” aparece en el cabello cuidadosamente peinado, y “Cinco buitres” es visible en el hombro derecho.

Los rasgos faciales esqueléticos representan a Mictlantecuhtli, una deidad azteca menor y habitante del Inframundo donde ocupaba el más bajo de los nueve niveles en los que estaba dividido.
Los restos de los fallecidos estaban destinados a un nivel específico en Mictlan según las circunstancias de su muerte. Aquellos que morían por causas naturales podían alcanzar el noveno nivel pero tenían que sortear muchos obstáculos para alcanzarlo.

Foto propia.

DIOS TORMENTA VASIJA – TEOTIHUACAN

Vasija de cerámica. América. Civilización Teotihuacán. 150 a.C. – 750 d.C. Representa al Dios de la tormenta de Teotihuacán. En época posterior azteca, será conocido como Tlaloc. British Museum. (00093)
Tiene ojos saltones y colmillos que sobresalen de las esquinas de un labio superior rizado.

Foto propia.

CASCO – AZTECAS

Casco de madera y mosaico de turquesas. América. Civilización azteca. 1400 – 1521 d.C. British Museum. (00068)

El casco está adornado con dos serpientes entrelazadas; la cabeza de cada una mirando hacia afuera. Las serpientes jugaron un papel simbólico en la religión mesoamericana como mediadoras entre las diferentes capas del cosmos. Este emblema sirve como una metáfora visual que significa el poder del rey guerrero para mediar entre el cielo y la tierra.

Este casco es un ejemplo único entre los mosaicos turquesas conocidos de México, aunque se enumeran ‘cascos de madera, algunos decorados con mosaicos’ en los inventarios de artefactos enviados al emperador Carlos V.

El casco fue tallado en una sola pieza de madera de Cedrela odorata. El interior estaba ahuecado para que se pudiera usar. La orientación del hueco ovalado sugiere que el casco se usó con las dos proyecciones ‘en forma de pico’ en la parte delantera y trasera, en lugar de a ambos lados como se ilustra convencionalmente el casco.

Se han perdido grandes áreas de las teselas y, como resultado, partes del diseño del mosaico son difíciles de interpretar. En un lado del casco se pueden ver las cabezas de dos serpientes con garras que miran hacia afuera, las cuales probablemente representan a la Serpiente de Fuego, Xiuhcoatl.

Foto propia.

TEZCATLIPOCA

Tezcatlipoca – adorno cráneo humano. América. Civilización azteca. 1400 – 1521 d.C. British Museum. (00061)

Es un cráneo humano cubierto con mosaico de turquesa y lignito sujeto con adhesivo de resina de pino. La cavidad nasal está revestida de una concha de ostra espinosa roja . Los ojos están hechos de pirita pulida rodeados de concha blanca . Tiene un forro de piel de ciervo y fibra de maguey en el interior y largas tiras de piel de ciervo que originalmente estaban pintadas de rojo (quedan restos del pigmento ocre rico en hierro).

Se cree que el cráneo representa a Tezcatlipoca, o Espejo humeante, y probablemente se usó como adorno para la espalda. Se le representa a menudo con espejos de obsidiana en la cabeza y se presenta convencionalmente como un adversario de Quetzalcoatl.

Es el dios de la providencia, de lo invisible y de la oscuridad. Quetzalcóatl y Tezcatlipoca son dualidad y antagonia (contrario / rival). Quetzalcóatl es llamado también Tezcatlipoca blanco en tanto que el color de Tezcatlipoca es el negro.

Foto propia.

ÁGUILA – RELIEVE

Relieve de un águila. América. Civilización azteca. 1300 – 1521 d.C. Basalto. Bajorrelieve. British Museum. (00038)

En el simbolismo azteca, las águilas estaban estrechamente vinculadas al dios solar Tonatiuh. La mirada hacia atrás de la cabeza es una característica inusual en las esculturas de águilas aztecas.

Los términos náhuatl para águila ascendente y águila descendente se referían a la salida y puesta del sol. El águila se identificaba con el sacrificio humano, y también simbolizaba una de las dos principales órdenes militares dedicadas al sol.

Foto propia.

FRAGMENTO CAJA DE PIEDRA – AZTECAS

Tepetlacalli (caja de piedra). América. Civilización azteca. 1300 – 1521 d. C. Andesita. British Museum. (00031)

Fragmento de una caja con relieves tallados que incluyen una representación de un ahuizotl, una criatura azteca semimítica que se asemeja a una zarigüeya de agua. En el frente de la caja hay una representación de Tlaloc, el dios azteca de la lluvia.

También están representados los glifos de jade, agua, maíz y oro.

Foto propia.

DIOS XIUHTECUHTLI – ESTATUA

Dios Xiuhtecuhtli – estatua. América. Civilización azteca. 1300 – 1521 d.C. British Museum. (00029)

Era el dios del fuego y señor del año (inventor y poseedor de la cuenta de los años). Se le representa con un rostro rojo o amarillo y con aspecto de un anciano.

Foto propia.

DIOSA CHALCHIUHTLICUE – ESTATUA (I)

Diosa Chalchiuhtlicue – estatua. América. América. Civilización azteca. 1300 – 1521 d.C. Andesita. British Museum. (00026)

La figura está representada con una gorra con bandas, borlas en las orejas y una capa con flecos en el hombro. Un abanico plisado está sujeto a la parte posterior de su cabeza.

La imagen de la diosa Chalchiuhtlicue (‘falda de jade’) ocupa un lugar destacado en los códices como una hermosa joven que representa la pureza y la preciosidad del agua. Siempre se le pinta de azul. Es la esposa de, madre o hermana de Tlaloc, el dios de la lluvia.

Se la asocia con el agua de manantial que se utiliza para regar los campos y como patrona de los pescadores en lagos y ríos. Ella también juega un papel importante en las ceremonias de nacimiento.

Foto propia.

DIOS QUETZALCOATL – PLACA JADE

Placa de jade representando al dios Quetzalcoatl. América. Civilización azteca. 1300 – 1521 d.C. British Museum. (00021)

Está sentado con las piernas dobladas y la cabeza mirando al cielo. Lleva un pectoral con la representación de un caparazón en espiral, emblema de Ehecatl-Quetzalcóatl y en la forma del glifo para Venus (estrella de la mañana). Los glifos son signos grabados, escritos o pintados.

Foto propia.

QUETZALCOATL – FIGURA

Figura de piedra del dios Quetzalcoatl, la Serpiente Emplumada. América. Civilización azteca. 1300 – 1521 d.C. British Museum. (00020)

En náhuatl, Quetzalcoatl significa “serpiente de pluma de quetzal”. En la figura se representa la cabeza de Quetzalcóatl, con los típicos adornos de orejas de concha curva y enmarcada por un collar en forma de disco solar. Dicha cabeza emerge de las espirales emplumadas de la serpiente.

Quetzalcoatl fue una de las principales deidades aztecas e inspiró un culto en toda Mesoamérica. En su manifestación como Quetzalcoatl – Ehecatl, el dios del viento se le asocia con nubes de tormenta y lluvias. También fue un héroe cultural legendario, que se dice que emergió en medio de serpentinas emplumadas.

Según las historias de la creación azteca, cuatro soles o mundos llegaron a existir antes que el actual, pero cada uno terminó en un cataclismo. Cuando la cuarta época fue destruida por las inundaciones, los dioses decidieron comenzar de nuevo. Para crear una nueva raza de humanos, Quetzalcoatl descendió a los niveles inferiores del Inframundo. Engañó a Mictlantecuhtil, el Señor de la Muerte, para recuperar los huesos de la gente del cuarto sol. Con estos huesos y algo de su propia sangre, dio vida a los humanos que habitan el mundo actual.

Foto propia.

REFERENCIAS:

https://www.britishmuseum.org/collection/object/E_Am1825-1210-11

MÁSCARA DIOS XIUHTECUHTLI

Máscara Xiuhtecuhtli. América. Mixtecas / Aztecas. 1400 – 1521 d.C. British Museum. (00009)

Fabricada en madera de cedro y recubierta de mosaico turquesa con trozos turquesas dispersas. Los ojos elípticos perforados son en nácar y los dientes están hechos de concha, aunque dos no son originales. Los párpados estaban dorados. La superficie interior de la máscara está pintada con cinabrio. La madera fue tallada para producir una curva y los contornos subyacentes de la cara. Tiene unos agujeros de suspensión por lo que se piensa que la máscara estaba destinada a ser usada o quizás atada a otro objeto.

Hay dos teorías sobre a que dios se representa en la máscara: Xiuhteuhtli o Nanahuatzh / Tonatiuh.

Xiuhtecuhtli significa Señor de la Turquesa, y lo encontramos representado en los códices adornados con turquesas. Uno de los emblemas de Xiuhtecuhtli es la mariposa, y se ha sugerido que hay una imagen estilizada de una ‘mariposa’ en la máscara, las alas resaltadas en azul turquesa más intenso en las dos mejillas pero después de un estudio detallado se trataría en el mejor de los casos, de una impresión subjetiva.

El uso de cabujones turquesas en relieve produce el efecto de ‘verrugas’. Debido a las verrugas, se ha propuesto que esta máscara puede representar a Nanahuatzh. Era un pequeño dios leproso con furúnculos en la cabeza que se arrojó a un gran fuego en el momento de la creación, solo para levantarse del fuego para convertirse en el sol (Tonatiuh).

Foto propia.

REFERENCIAS:

https://www.britishmuseum.org/collection/object/E_Am-St-400

MÁSCARA DE SERPIENTE TLALOC

Máscara de serpiente Tlaloc. América. Mixtecas – Axtecas. 1400 – 1521 d.C. Medidas: 18,20 cm alto x 16,50 cm ancho x 12,50 cm profundidad. British Museum. (00007).

Tiene forma de dos serpientes entrelazadas. Las serpientes se usaban para representar a dos dioses aztecas: el dios de la lluvia Tlaloc y el dios creador Quetzalcoatl.

Está hecha de madera de cedro con adhesivo de resina de pino y mosaico azul y verde turquesa. Para los dientes se ha usado concha de caracol y resina roja con hematita como adhesivo.

Foto propia.

SERPIENTE DE DOBLE CABEZA

Pectoral en forma de serpiente de doble cabeza. América. Civilización azteca / mixteca. 1400 – 1521 d.C. Medidas: 20,30 cm alto x 43,30 cm ancho y 5,90 cm de profundidad. British Museum. (00006)

Está realizado en madera de cedro y recubierto de mosaico de turquesa y concha de ostra espinosa roja. Los dientes de las dos bocas abiertas están hechos de caracola y como adhesivo se utilizan dos resinas: resina de pino y resina de Bursera (copal). En la boca la resina se tiñe de rojo con hematites y aún se puede observar adhesivo de cera de abejas alrededor de las cuencas de los ojos.

El término náhuatl ‘coatl’ puede traducirse como serpiente y gemelo. Los aztecas consideraban que las serpientes eran criaturas alegres y multifacéticas que podían unir las esferas (el inframundo, el agua y el cielo) debido a sus características físicas y míticas.

Las serpientes también se asociaron con la fertilidad y con el agua, debido al movimiento ondulante de sus cuerpos. En la iconografía azteca , las serpientes turquesas (xiuhcoatl) están relacionadas con eventos celestiales.

Las serpientes de dos cabezas (maquizcoatl) eran consideradas portadoras de malos augurios y estaban asociadas con figuras de élite.

Los dos agujeros en la parte superior indican que esta serpiente de dos cabezas puede haber sido usada en el pecho como pectoral. Era un emblema de autoridad, quizás parte de un elaborado conjunto de insignias rituales que se usaban o llevaban en ocasiones ceremoniales. Los intensos tonos azul verdosos de la turquesa evocan asociaciones con Quetzalcóatl (‘serpiente feahtered’), una de las deidades aztecas más poderosas y héroes culturales. También se asocian las imágenes serpentinas con otras deidades mesoamericanas, particularmente Xiuhcoatl y Tlaloc.

Foto propia.

DIOSA TLAZOLTÉOTL

Figura femenina que representa a Tlazoltéotl. América. Huaxtecas. 900 – 1450 d.C. Arenisca. British Museum. (9995)

Tlazoltéotl era la diosa asociada al hilado, el tejido, el parto y la curación. Como “devoradora de inmundicias”, era responsable de absorber y absolver la culpa de los actos pecaminosos. Su espectacular tocado en forma de abanico originalmente estaría hecho de tela de corteza batida y pintado de colores brillantes.

Para esculpir esta figura se utilizó una sola losa de arenisca grande pero bastante delgada lo que hizo que no se le pudiera dar mucha profundidad y volumen.

Foto propia.

SERPIENTE DE FUEGO XIUHCOATL

Serpiente de fuego Xiuhcoatl. América. Aztecas. México. 1300 – 1521 d.C. Basalto. British Museum. (9992)

Está representado con cabeza de serpiente, patas cortas terminadas en garras y hocico curvo. El final de la cola de la figura está formado por el símbolo del año mexicano convencional (xihuitl): un triángulo, como el signo del rayo solar, y dos trapecios entrelazados.

Los aztecas concibieron el calor y el fuego de muchas formas. En esta obra se captura el instante en que Xiuhcoatl como un “dragón” del cielo, con extremidades con garras y mandíbulas con colmillos abiertos, ataca desde lo alto. Encarna la potente descarga de energía que tiene lugar cuando un rayo de fuego irregular y serpenteante se precipita hacia la tierra desde los cielos.

Probablemente se incorporó originalmente a la fachada de un templo, quizás flanqueando una escalera.

Foto propia.

PERFORADOR DE JADE

Perforador de jade. América. Olmecas. 1200 – 400 a.C. British Museum. (9981)
Este tipo de perforadores eran usados en ritos de derramamiento de sangre. El tamaño de este objeto y el hecho de que esté hecho de jade, sugieren que cumplió una función principalmente simbólica. Tiene relieves en la cabeza vinculados a un pez sobrenatural que pueden aludir a otros perforadores usados como eran las espinas de mantarraya y los dientes de tiburón.

Foto propia.

CERAMICA CON PERSONA DISFRAZADA DE ABEJA

Cerámica con una persona disfrazada de abeja. América. México. Veracruz clásico. 300 – 1200 d.C. British Museum. (9971)
La vestimenta ritual se utilizó en festivales estacionales para personificar a las deidades de la naturaleza y seres mitológicos. La fina cerámica naranja con la que está hecha se fabricó en la costa del Golfo y se comercializó ampliamente durante el Posclásico.

Foto propia.

QUEMADOR DE INCIENSO CON PINTURA AZUL

Quemador de incienso con pintura azul. América. Isla de Sacrificios. 900 – 1521 d.C. British. Museum. (9966)

Se utilizaban pequeños quemadores de incienso calados para contener ofrendas de resinas aromáticas como el copal. Los rasgos faciales hundidos del Viejo Dios del Fuego (llamado más tarde cpor los aztecas como Huehuetéotl), están modelados en el frente. El pigmento azul alude a Tlaloc, el dios de la lluvia.

En el pensamiento azteca estos principios eran opuestos, pero si se usaban junto se referían metafóricamente para referirse a la guerra.

Foto propia.

COLGANTES CONCHA – HUAXTECAS

Colgante de concha. América. Huaxtecas. 900 – 1450 d.C. 16 cms de altura. British Museum. (9953)
La escena inscrita en la superficie de este colgante representa a un individuo que está siendo sacrificado por decapitación. Un chorro de sangre cae por las fauces abiertas hacia arriba de la deidad de la tierra que está en cuclillas. Se ofreció un sacrificio de sangre para alimentar a la tierra y ayudar al crecimiento de los cultivos necesarios para sustentar la vida humana.

Foto propia.

ESTATUA DE ANTEPASADO

Estatua de antepasado. Oceanía. Islas Salomón, Isla de Nueva Georgia – Roviana. Madera. British Museum. (9900)
Representa a un importante antepasado a cuyo fantasma se rezaba en busca de apoyo. Sostiene un pez para mostrar sus poderes especiales para pescar. Figuras como ésta, se guardaron en santuarios que conmemoraban la vida y los logros de generaciones locales. Como cristianos, la mayoría de los isleños ya no adoran a los fantasmas de sus antepasados, pero aún respetan los puntos de referencia y las reliquias que encarnan estas historias locales.

Foto propia.

BELUM – ESPÍRITUS

Belum (espíritus). Asia. Cultura Melanau de Sarawak (este de Malasia). Siglo XX. Madera. British Museum. (9891)
Aunque muchos melanau son ahora musulmanes, algunos todavía consultan a expertos en espíritus cuando caen enfermos. El experto identifica el espíritu que causa los síntomas y crea una imagen de madera o de hoja de palma trenzada. Se elige a una persona respetada para que aleje al espíritu del alma de la persona enferma y lo lleve a la imagen, para que así regrese al hogar habitual del espíritu en el bosque, río o mar. Si la persona no se recupera, se hace un nuevo diagnóstico espiritual.

Foto propia.